En el artículo de de hoy nuestro objetivo no es entrar en detalles respecto a los beneficios del ayuno intermitente, sino restarle importancia a este concepto ya que, como cualquier “moda”, desde hace unos años muchas personas piensan que el ayuno intermitente es la solución a sus problemas de peso

Para empezar deciros que el ayuno intermitente no es más que alternar periodos de ayuno y periodos de alimentación; los hay de muchos tipos, pero el más utilizado es el ayuno 16/8. Este ayuno consiste en ayunar durante 16 horas e ingerir tus comidas durante las 8 horas restantes. Así contabilizaríamos las 24 horas que tiene un día.

 “Por ejemplo, si cenamos a las 22:00 horas, no volveríamos a comer hasta las 14;00 horas del día siguiente”

Pero…¿es efectivo?

Pues depende de la forma en la que prefieras conseguir tus objetivos. Desde nuestro punto de vista el ayuno es una pequeña herramienta más dentro de las muchas que podemos emplear a la hora de tratar de bajar de peso.

Teniendo en cuenta de que para perder peso hay que comer menos calorías de las que consumas diariamente, nos daría lo mismo que estas calorías sean ingeridas lo largo del día o que sean ingeridas en un periodo corto de tiempo.

Dicho esto, de nada sirve hacer ayuno intermitente, si no controlamos lo que ingerimos a lo largo del día.

¿Qué es lo realmente importante?

Pues lo realmente importante es que se respeten ciertos principios básicos.

Y con esto me refiero a:

– Déficit calórico adecuado para cada individuo.

– Buenos porcentajes hidratos de carbono, proteína y grasa, siempre de acuerdo a las  condiciones y objetivos de cada uno.

– Cuanto menos procesado, mejor.

– Actividad física diaria.

Si sigues estos principios básicos, realmente nos importaría poco que sigas una estrategia de ayuno intermitente o no.

“Lo realmente importante ya lo haces, así que haz lo que te sea más cómodo”

CONCLUSIÓN

Para terminar piensa una cosa. Esto de alimentarse bien no es cuestión de dos meses pierdo 8kg y después vuelvo a lo de antes. Comer bien es para toda la vida.

Por eso, ¿no será mejor seguir una rutina que te sea cómoda de llevar para siempre que hacer algo muy  forzado que en realidad no vas a ser capaz de seguir más de 3 meses?

Hay muchas formas de perder peso, elige la que mejor te venga siempre y cuando sigas unos principios básicos.