Hoy te presento cómo son los informes que te hacemos en Nutrición Pérez del Río.

Para ello vamos a tomar como ejemplo a uno de nuestros pacientes. Y lo vamos a tomar como ejemplo porque es un modelo a seguir. No sólo porque ha perdido mucho peso, sino porque lo ha hecho como Dios manda. Me explico.

Gráfica 1

En la gráfica 1 veis todos los datos que nuestra magnífica balanza de bioimpedancia es capaz de medir.

Gráfica 1

Hay muchos datos, pero me gusta prestar especial atención al peso, al porcentaje de grasa corporal, a la masa muscular y al agua corporal.

En este caso el objetivo de mi paciente era perder peso. Pues bien la forma de hacerlo ha sido impecable. Y te preguntarás que por qué digo impecable.

Pues lo digo porque la gran mayoría del peso perdido ha sido grasa. También ha perdido algo de agua. Para colmo ha ganado masa muscular, lo cual es muy importante.

Para ser más exactos aquí te desgloso sus resultados:

19.3 Kg de peso pérdido

 

De los cuáles

16.9 Kg de grasa total perdida

3.7 Kg de agua corporal total perdida

1.4 Kg de masa muscular ganada

 

Gráfica 2

En la gráfica 2 vemos de una manera más visual cómo ha evolucionado nuestro paciente.

Gráfica 2

Con la flecha roja he resaltado cómo llegó. Pesaba 100.6 Kg de peso, tenía un porcentaje de grasa corporal del 35.7% y el índice de grasa visceral (la famosa grasa de los órganos o más conocida como la grasa mala) en 22.

Pues bien, tras 5 meses consiguió llegar al lugar que te indico con la estrella verde. Un peso de 81.3 Kg, porcentaje de grasa corporal del 23.4% y un índice de grasa visceral de 14.

Como te he dicho, resultados espectaculares. Así que entre los dos acordamos que era momento de mantenernos y afianzar lo conseguido.

He hablado recientemente con él y no sólo no ha ganado ni gramo, sino que ha perdido 2 o 3 Kg más.

¿Cuál ha sido la clave? Pues simplemente que él me ha escuchado y ha puesto en práctica todo lo hablado en la consulta a lo largo de estos meses, tanto a nivel nutricional como en lo que refiere a la actividad física.

Cuando llegó a la consulta me contó cuáles eran sus hábitos alimenticios, con pelos y señales para que yo supiera a que nos enfrentábamos. Y posteriormente entre los dos elaboramos un plan de alimentación. Además entendió a la perfección la importancia de la actividad física.

Y digo que entre los dos elaboramos el plan de comidas porque es muy importante que el paciente intervenga en la elaboración de este plan, ya que así nos aseguramos que además de de comer saludable se disfrute a partes iguales.

Es la única receta para que estos hábitos se mantengan a lo largo del tiempo, disfrutar con la comida.

¿Cuál es tu objetivo?

Él quería perder peso, pero  hay otros que quieren ponerse más grandes (ganar masa muscular). Otros simplemente vienen porque quieren saber cómo alimentar a sus hijos. Los hay también que necesitan saber qué comer ya que han sido diagnosticados con diabetes.  Y pacientes que empiezan con los trastornos de la menopausia. No nos olvidemos de las mujeres que se han quedado embarazadas, ya que ni quieren ganar un peso desorbitado y quieren estar bien nutridas. También están aquéllos que quieren alimentarse para optimizar su rendimiento deportivo.

En Nutrición Pérez del Río disfrutamos con nuestro trabajo porque no hay cosa que nos produzca más satisfacción que ver cómo los objetivos de nuestros pacientes se cumplen.

Y a ti, ¿qué te gustaría conseguir a través de la nutrición?

Espero tu comentario.