Según estudios recientes, en España, el 35% de la población infantil tiene exceso de peso.

¿DE QUIÉN ES LA CULPA?

Desde nuestro punto de vista existen muchos factores que podrían propiciar que nuestro hijo esté en situación de “obesidad”. Empezando por la industria de la alimentación, la publicidad, el entorno en el que vivimos  y por supuesto nosotros, “LOS PADRES”. Para ser sinceros nuestro hijo es el que menos culpa tiene de su exceso de peso y será quien sufra los efectos secundarios futuros de dicha patología como la diabetes, problemas cardiovasculares, dolores articulares,…

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR?

No podemos esperar nada, DEBEMOS ACTUAR. Nadie va a hacer nada por nosotros, todo lo contrario, por lo que parece cada vez seguirá habiendo más bollería, procesados, engaños televisivos sobre productos aparentemente saludables, etc.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Tenemos que valorar la situación, ver en que fallamos, en que podemos mejorar y cómo gestionarlo.

¿Qué responsabilidad tenemos nosotros? ¿tenemos hábitos saludables en casa? ¿podemos mejorarlos?

Los peques aprenden por imitación, no podemos pretender que merienden leche y fruta mientras nosotros nos tomamos un pastelito. Por tanto…

…LO PRIMERO QUE DEBEMOS HACER ES CAMBIAR NUESTROS HÁBITOS PARA DAR EJEMPLO A NUESTRO HIJO.

Una vez entendido esto, vamos a exponer los dos pilares básicos para tener unos hábitos saludables y por tanto un peso saludable. Estos son LA ALIMENTACIÓN Y EL ESTILO DE VIDA o lo que es lo mismo, comer sano y tener una vida activa (no sedentaria).

RESPECTO A LA ALIMENTACIÓN…

Ha llegado la hora de reeducar los hábitos alimentarios de nuestro hijo. Lo primero que debemos de hacer es establecer una rutina de 5-6 ingestas al día.

Partiremos de tres comidas principales, DESAYUNO, ALMUERZO Y CENA, y de dos o tres INGESTAS ENTRE HORAS que serán menos calóricas pero evitarán que se piquen otros productos no deseados.

Desde nuestra experiencia, en la mayoría de los niños, en estas ingestas entre horas es donde mayor desajustes se presentan, por lo que os recomendamos prestar especial atención a lo que come tu hijo entre las comidas principales.

A continuación os mostramos la PIRÁMIDE NUTRICIONAL PARA NIÑOS, donde se podemos ver que se da prioridad a los cereales, arroz, pan,…seguido de la fruta y las verduras. También es importante el consumo de lácteos, carne y pescado, así como de huevo y frutos secos. Hasta aquí son alimentos que deben formar parte de nuestra alimentación diaria.

Por último tenemos los dulces, galletas, productos procesados,…. los cuales deben ser de consumo ocasional y bajo ningún concepto deben formar parte de nuestra alimentación diaria.

RESPECTO AL ESTILO DE VIDA…

No necesitamos que nuestro hijo sea un atleta, simplemente favorecer un estilo de vida activo, evitando el sedentarismo ocasionado por la televisión, videoconsolas, nuevas tecnologías, etc; esto no significa que nuestro hijo no pueda jugar a la videoconsola, pero controlar las horas semanales que juega sería un buen consejo.

Existen multitud de actividades con las que podemos fomentar que nuestro hijo muestre interés por el deporte como puede ser el tenis, el futbol, coger la bicicleta,…

CONCLUSIÓN

  • “COMO HEMOS DICHO AL PRINCIPIO, EL CAMBIO DE NUESTRO HIJO EMPIEZA EN NOSOTROS MISMOS, Y SI NOSOTROS NO NOS APLICAMOS EL CUENTO…DIFÍCIL SERÁ QUE NUESTRO HIJO LO HAGA”
  • “TENED CLARO QUE NADIE VA A HACER NADA POR NOSOTROS, SOMOS NOSOTROS LOS QUE TENEMOS QUE ACTUAR”
  • “EL QUE MENOS CULPA TIENE DE SU SITUACIÓN ES NUESTRO PROPIO HIJO”