El verano va llegando a su fin y toca volver a la rutina diaria; uno de los daños colaterales de las vacaciones puede ser un aumento de peso. Esto no es un problema cuando al inicio de las vacaciones estábamos en un peso saludable y durante las vacaciones nos hemos “medianamente controlado”.

El problema viene cuando además de coger 2 o 3 kilos durante el verano, se le suma que antes de iniciar las vacaciones ya veníamos con sobrepeso.

En este caso es muy común que a la vuelta del verano queramos ponernos las pilas y perder peso URGENTEMENTE.

A continuación os dejamos 5 DE LOS ERRORES MÁS COMUNES llegados a este punto:

1-  QUERER PERDER PESO MÁS RÁPIDO DE LO QUE FISIOLÓGICAMENTE NUESTRO CUERPO PUEDE HACERLO

Desde nuestro punto de vista este es el error que hace que más personas abandonen su intento por perder peso. Es muy importante asumir que el peso ganado durante meses/años no se puede perder en tres semanas. Además debemos pensar que la pérdida de peso tiene que ser el resultado de un cambio de hábitos que se mantenga en el tiempo, de este modo no volveremos a recuperar el peso perdido.

2- SALTARSE COMIDAS (O COMER MUCHAS VECES AL DÍA)

En este punto hay una doble creencia, por un lado están los que piensan que para perder peso hay que hacer mínimo cinco comidas al día y por otro están los defensores de que la solución está en comer muy pocas veces al día y si es posible ni cenar.

Debemos decir que lo más importante no es el número de veces que comas al día, sino el total de lo que ingieres desde que te levantas hasta que te acuestas.

El total de calorías ingeridas al día debe ser equilibrado y ligeramente inferior a nuestro gasto calórico diario. El número de comidas será pautado en función de los hábitos, horarios y preferencias de cada persona.

3- DECANTARSE POR LOS PRODUCTOS LIGHT

Los productos light no tienen por qué ser saludables, es más, normalmente no lo son; por lo que si nos gusta un producto (sea light o no) lo importante será ver su composición y en función de su calidad nutricional, tomarlo con mayor o menor frecuencia.

Somos partidarios de que si te gustan los helados, te tomes un día de vez en cuando un helado “en condiciones” a que te tomes todos los días un helado light.

4- COMPRAR PRODUCTOS SUSTITUTIVOS DE COMIDAS, QUEMAGRASAS,…

Otro error muy común es regalar dinero a la “industria”. Tenemos multitud de engaños en los que caer, desde sustitutivos de comidas, infusiones quemagrasas, galletas digestivas, etc

Es importante que nos demos cuenta que lo que necesitamos es cambiar nuestros hábitos de vida y consumo; y no estar buscando sustancias que nos solucionen la vida porque no existen.

5- DEJARSE ATRAPAR POR LOS “ENGAÑABOBOS” o “INTRUSOS”

Es un momento en el que te encuentras decidido a recuperar tu peso saludable y por ello muchos “intrusos” (NO Diplomados o Graduados en Nutrición humana y dietética) aprovechan tu momento de debilidad para vendernos la dieta definitiva, productos milagro, etc.

Pero nos guste o no, la cruda realidad es que lo único que funciona y perdurará en el tiempo es un giro en los hábitos tanto de la dieta como de nuestra actividad diaria hacia unos hábitos saludables, nada más.

¡Esperamos que este artículo te sirva para no caer en estos errores!