¿Prestas suficiente atención a todo lo que bebes en el día a día y que está minimizando todo el esfuerzo que estás haciendo por mejorar tu salud y tu cuerpo?

Piensa detenidamente

Si tu objetivo es perder peso y grasa tienes que tener en cuenta que esos 4 cafés con leche y azúcar que te tomas a diario suman calorías al final del día. También debes de saber que el refresco que te tomas después de entrenar también aporta calorías. Y por supuesto que las 6 cervezas y los 3 cubatas del fin de semana también están sumando calorías.

Estoy de acuerdo contigo en que “no te vas a dejar de morir”… Pero si de verdad quieres conseguir tus objetivos y estás sacrificando cosas de tu vida como el tiempo, el dinero y muchas más, deberías de tener en cuenta las calorías que te bebes.

¿Pero exactamente de cuántas calorías hablamos?

Imagina que te has pedido un café helado de esos que viene cargadísimos con nata y un toque de fresa. Pues que sepas que estás sacrificando esa deliciosa pizza mediana cada vez que te tomas este café. Y si vamos un poco más lejos, piensa que nunca te tomarías esa pizza mientras estás “haciendo dieta” ya que tiene muchísimas calorías. Pero el café sí te lo bebes.

No te estoy diciendo que no tomes café (el café es un arma muy potente a la hora de perder peso y grasa ya que no aporta calorías), sino que no le añadas calorías extras. Mi consejo sería que bien eduquemos nuestro paladar al sabor del café o bien le añadamos un poco de leche si el café no es de calidad. Otra opción si no os gusta ninguna de las propuestas anteriores es la de usar edulcorantes.

Respecto a la bebida post entreno te aconsejo que te olvides. No hay nada mejor que reponer con la próxima comida del día, bien sea almuerzo o cena. Si lo que toca es la media mañana o la media tarde procura meter algo de proteína además de tu fruta para ayudar a esa síntesis de masa muscular.

¿Y qué decir de las cervezas y los cubatas? No vamos a entrar en debate pero yo no querría que todo el esfuerzo que estoy haciendo para  conseguir mis metas caiga en saco roto. Resérvate para ocasiones muy puntuales.

Conclusión

Lo que te quiero decir es que antes de pensar en que si las 5 comidas no te vienen bien o si con el ayuno intermitente perderías más peso o si el agua con limón te ayudaría a perder grasa, abre los ojos y analiza exhaustivamente tu día a día y elimina todos eso detallitos que hechos con frecuencia están neutralizando todo el esfuerzo que estás haciendo durante el día a día.

Si consigues eliminar todos estos detallitos de los que estamos hablando podrás darte un lujazo de vez en cuando sin que tenga mayor repercusión.

Recuerda que lo que nos hace más daño no es lo que hacemos de forma excepcional sino lo que hacemos a diario.

Espero que te haya servido de ayuda.

Gracias por tu tiempo.