El Parkinson es una enfermedad crónica y degenerativa del sistema nervioso que se caracteriza por falta de coordinación, rigidez muscular y temblores.

En éste artículo queremos hablaros de la importancia de un buen manejo nutricional de ésta enfermedad.

“SI BIEN NO LO VAMOS A CURAR, SÍ QUE SE PUEDE MEJORAR SIGNIFICATIVAMENTE LA CALIDAD DE VIDA Y RALENTIZAR LA EVOLUCIÓN DE LA ENFERMEDAD»

PARKINSONNN

Para empezar es muy importante saber que las proteínas interfieren en gran medida en la absorción de levodopa (disminuyendo así la eficacia del tratamiento farmacológico), por lo que se recomienda tomar la medicación media hora antes o después de las comidas y no tomar porciones proteicas excesivamente grandes, si no que estén repartidas a lo largo del día.

Respecto a la nutrición son pocos los estudios definitivos que contrasten el efecto positivo sobre el parkinson; aunque hay muchos estudios abiertos todavía. No obstante estos consejos pueden ayudar a controlar los síntomas y retrasar la evolución de la enfermedad:

  • Café: existen estudios contrastados que revelan que dos tazas de café al día ayuda a retrasar la progresión de la enfermedad y a mejorar los síntomas.
  • Coenzima Q10: los enfermos de parkinson presentan niveles bajos de coenzima Q10 (enzima natural del organismo). Existen estudios que muestran que mantener los niveles de coenzima Q10 adecuados es beneficioso. Se recomienda tomar suplementos de Coenzima Q10 además de por todos sus efectos positivos (como es su poder antioxidante), para prevenir su déficit.
  • Dieta rica en alimentos antioxidantes: no existen estudios definitivos en el efecto positivo de la dieta rica en alimentos antioxidantes sobre el parkinson; lo que sí está claro es que una dieta rica en alimentos antioxidantes no es perjudicial de ningún modo. Por eso se recomienda incluir en la dieta este tipo de alimentos, como son ajo, frambuesa, fresas, kiwis, arándanos, aguacate, nueces, aceite de oliva, pescados como el atún o salmón, naranja, piña, tomate, zanahoria,…
  • Incluir en nuestra almentación habas y guisantes: son alimentos ricos en dopamina, por lo que no está de más incluirlo en nuestra dieta semanal.
  • Azafrán: actualmente se están estudiando sus beneficios sobre el parkinson; no obstante entre sus muchos beneficios sobre la salud, es un potente antioxidante que además es bueno para la memoria. A falta de que se sigan realizando estudios, se recomienda tomar con frecuencia infusiones de 0,5 gramos de azafrán con agua.

 

Otros consejos:

  • El mantener una vida activa, si bien no haciendo deporte en sí, dando clases de baile por ejemplo u otro tipo de actividad que incluya estar activo, mejora y retrasa la evolución de la enfermedad.
  • Los masajes para relajar la musculación también aportan efectos beneficiosos.

Aunque no son definitivos, son consejos que no cuesta llevar a cabo en la rutina diaria y que podrían ser beneficiosos.

¡ESPERAMOS QUE OS SIRVA DE AYUDA!