Unas veces por nuestro ritmo de vida y otras por desconocimiento no prestamos atención a que nuestro “peque” no quiera probar nuevos alimentos.

Los niños adquieren sus hábitos alimenticios principalmente de los dos a los seis años, por eso es muy importante que manejemos bien la introducción de nuevos alimentos así como texturas en esta etapa para evitar problemas en el futuro.

eating-796490_640

Cada niño es diferente y nos puede rechazar unos alimentos u otros, pero todos tienen en común una cosa, “son ingenuos”; de ahí que existan unas técnicas comunes que nos puedan facilitar la introducción de estos nuevos alimentos y texturas en la alimentación de nuestro “peque”

  • Ofrécele nuevos alimentos cuando tengan hambre
  • No lo obligues a probar nuevos alimentos
  • Prémialo cuando pruebe alimentos nuevos
  • No dejes que el niño picotee entre horas y llegue a la hora de comer sin hambre
  • Llévalos a hacer la compra y hazlo partícipe en la preparación de los alimentos
  • Pon imaginación al preparar los platos, a los niños les atraen mucho los colores llamativos y las figuritas
  • Enmascara texturas y alimentos por ejemplo mediante triturado para familiarizarle con el sabor de los alimentos
  • Come en familia, los niños aprenden a base de imitación
  • Predica con el ejemplo, si no comes verdura, tu hijo tampoco lo hará
  • Los nuevos alimentos se los pondremos en pequeñas porciones ya que si además de ser un alimento nuevo, le ponemos mucho…lo va a rechazar sin probarlo
  • Crea buen ambiente en la mesa, para que los niños asocien la hora de comer con una situación agradable

Esperamos que estos consejos os puedan ayudar en esta etapa tan bonita y a la vez complicada