En este artículo queremos explicaros por qué dos personas con el mismo exceso de grasa tienen distinto riesgo de desarrollar unas enfermedades u otras según la distribución de la grasa.

Cada persona tiende a acumular la grasa en una zona u otra dependiendo de factores genéticos, tipo de alimentación, estilo de vida,… apareciendo de este modo obesidad androide y obesidad ginoide que se diferencian por la distribución de la grasa.

tipo obesidad

OBESIDAD ANDROIDE o TIPO MANZANA

Se caracteriza porque la grasa se distribuye principalmente encima de la cintura, tórax, papada y brazos.

Esta distribución de la grasa aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión y colesterol elevado entre otras.

Como ventaja (por decir algo) cabe destacar que esta grasa se elimina con mayor facilidad que la grasa de la obesidad ginoide.

OBESIDAD GINOIDE o TIPO PERA

Se caracteriza porque la grasa se distribuye mayormente debajo de la cintura, cadera y muslos.

El riesgo de padecer enfermedades asociadas a la obesidad es menor, aunque enfermedades de vesícula y varices son asociadas directamente con este tipo de obesidad.

Como desventaja, existe mayor dificultad para eliminar esta grasa, ya que es un tejido graso menos activo.

Como último dato los hombres tienen mayor tendencia a la obesidad androide y las mujeres a la obesidad ginoide, un dato más al que podríamos agarrarnos para asociar el por qué los hombres tienen mayor tendencia a infartos y a las mujeres les cuesta más perder peso; aunque esto no tiene por qué ser así.

“INDISTINTAMENTE DEL TIPO DE OBESIDAD QUE TENGAS, RECOMENDAMOS MANTENER UNOS NIVELES SALUDABLES DE GRASA”